Pterigión

 

El pterigión consiste en un crecimiento anormal de tejido con forma triangular que se extiende desde la conjuntiva (membrana transparente que cubre la esclerótica, la parte blanca del ojo) hasta la córnea.

 

¿Qué es el Pterigión?

El pterigión consiste en un crecimiento anormal de tejido con forma triangular que se extiende desde la conjuntiva (membrana transparente que cubre la esclerótica, la parte blanca del ojo) hasta la córnea (superficie anterior y transparente del ojo). Se manifiesta como una especie de “tela” blanquecina en el borde interno y/o externo de la córnea.

¿Cuáles son las causas?

La causa exacta de la aparición del pterigión no se ha definido completamente, aunque suele ser más frecuente en personas que padecen ojo seco o que pasan mucho tiempo al aire libre bajo exposición solar. Por lo tanto, adoptando ciertos comportamientos, como protegiéndonos del sol (luz ultravioleta) o combatiendo la sequedad ocular, podemos evitar su aparición o que se desarrolle más rápidamente e incluso llegue a dificultar la visión.

¿Cuál es el tratamiento?

Cuando el pterigión es incipiente o muy pequeño, los oftalmólogos suelen emplear esteroides para reducir la inflamación y gotas lubricantes para aminorar la sensación de cuerpo extraño en el ojo.

Si el pterigión alcanza un tamaño que compromete la visión alcanzando el área pupilar o se vuelve especialmente antiestético, el oftalmólogo puede plantearse extirparlo mediante cirugía.

La cirugía del pterigión debe ser realizada por un oftalmólogo especialista en técnicas quirúrgicas de superficie ocular.

Aún aplicando técnicas quirúrgicas, existe la posibilidad de que el pterigión reaparezca, especialmente si estaba muy evolucionado y ya invadía el área pupilar. Por lo tanto, su nivel de recurrencia es bastante elevado.